I.C.F.A.:

Actualidad ICFA

Homolgación de capturas y validación de eventos.

Galería de fotos:
En la galeria podrás ver las capturas realizadas por nuestro grupo de amigos.
Relatos y aventuras:
En este apartado podrás leer los relatos de nuestros viajes y aventuras.
Descubre España:
La guía más completa de los mejores destinos para la práctica del Carpfishing.
Lugares:
Conoce los mejores lugares de pesca de España.
Publicaciones:
Informarte sobre diferentes revistas nacionales y internacionales.
Videos:
Disfruta de los mejores videos de pesca.
Tecnicas de cebado

 

¿Como cebar? Esta pregunta nos surge siempre que pescamos por primera vez en un embalse y sinceramente es difícil de contestar. La verdad es que existen muchas técnicas de cebado de las cuales vamos a explicaros unas cuantas, esto no significa que sean infalibles pero nos pueden ayudar bastante. El cebado resulta imprescindible en esta modalidad de pesca, con el pretendemos atraer a nuestro puesto el mayor numero de peces grandes y que permanezcan en la zona el mayor tiempo posible.

 

 

CEBADO TIPICO

Se coloca una boya a la distancia deseada, alrededor de ella haremos un cebado concentrado que no será mayor que 5 x 5 m. Pondremos uno de nuestros cebos en medio del cebado y el otro al borde del cebadero. Con este tipo de cebado conseguiremos que el pez de fácilmente con el cebo colocado en el medio del cebado, el segundo cebo al borde del cebadero esta destinado a peces algo mas cuidadosos que no entran a comer en el tumulto, esta segundo cebo es conveniente colocarlo durante las jornadas de pesca a diferentes lados del cebadero.

 

 

CEBADO SIEMBRA

Este tipo de cebado es similar al típico, con la única diferencia que la zona de cebado será mucho mas amplia. La cantidad de cebo a utilizar es la misma simplemente dispersarla mas, si se desea se pueden utilizar partículas o boilies de menor tamaño. Los dos cebos serán colocados dentro de la zona cebada. Con este tipo de cebado conseguiremos mantener a los peces durante más tiempo en la zona buscando el alimento, el factor negativo es que a mayor superficie cebada más difícil será que encuentren nuestro cebo, por lo cual no es recomendable hacer un cebadero demasiado grande.

 

CEBADO DE DISTRACCIÓN

 

En aguas con gran numero de carpas medianas, podemos optar por montar un cebadero exclusivamente para mantener distraído al jardín de infancia (partículas pequeñas, cañamón, etc...), mientras nosotros pescamos en otro cebadero hecho con boilies grandes, habas o maíz gigante que situaremos a unos 20 metros del otro. Evidentemente no podremos evitar que peces medianos muerdan nuestro cebo, pero es la única forma de poder pescar en este tipo de aguas.

 

 

CEBADO LINEAL

A partir de cierta distancia de la orilla se comienza a hacer una línea, la anchura y la longitud de la misma depende del gusto del pescador. Con este tipo de cebado pretendemos cortar el paso a los peces y hacerles entrar en la línea, es muy apropiado en embalses de poca anchura. El único inconveniente de este cebado es que con facilidad nuestros hilos se puedan cruzar y provocar enredos.

 

 

 

CEBADO GRADUAL

Se hace una línea con un ángulo de 30 o 45 grados, este método tiene la misma función que el cebado en línea con la ventaja de evitar enredos. Para realizarlo correctamente colocaremos antes dos boyas que nos marcaran la distancia y dirección de la línea.

 

 

 

 

CEBADO EN “Y”

Sin ninguna duda uno de los cebados más efectivos. Con esta forma en “Y” podremos interceptar todas las carpas no importa de la dirección de la que provengan, todas irán a parar al centro. Esta forma evidentemente es la más complicada de realizar y necesitaremos una embarcación para hacerlo. Se pueden utilizar varias boyas para señalizar la forma de Y, pero para evitar enganches con las boyas normalmente utilizamos una sola boya que señaliza el centro, el resto de los puntos los fijaremos visualmente con objetos como árboles, casas o postes que se encuentren en la orilla.

 

 

CEBADO ENCOGIDO

Primeramente realizaremos un cebado muy extenso esparciendo los boilies y las partículas sobre una superficie de 30 x 30 metros. Ofreceremos nuestros cebos dentro de toda esta zona, probando en cada lance una zona diferente. Según vayamos observando que en una zona determinada el numero de picadas es mayor que en el otro, iremos reduciendo poco a poco la superficie de cebado, acabando finalmente en un cebado típico. Este tipo de cebado es muy práctico en embalses poco conocidos, donde desconocemos los comederos naturales o carecemos de una sonda para ver el fondo y el movimiento de los peces.

Todas estas técnicas no nos servirán de nada si no hemos elegido previamente el lugar adecuado para hacerlo, la localización de los lugares habituales de paso, los comederos naturales, la profundidad, la época del año y el cebo elegido será la clave del éxito. Todos los embalses son diferentes, la técnica utilizada en uno de ellos no tiene porque ser eficiente en el otro y solo a base de experiencia y observación obtendremos resultados. Hemos pescado en muchos embalses diferentes, en algunos sabemos que existen ejemplares de gran tamaño, pero a pesar de que hemos probado todo tipo de cebos y cebados no hemos conseguido pescarlos. Esto no debe desanimarnos, al contrario, el hecho de encontrar el secreto de un embalse debe motivarnos doblemente. La satisfacción de tener en nuestras manos una carpa grande y saber que ha sido gracias a nuestros esfuerzos, nuestro valor de experimentar, de observar, tener perseverancia y creer en lo que estamos haciendo.

¿CUANDO CEBAR?

Siempre que nos sea posible, debemos cebar con antelación el lugar donde tenemos pensado pescar. Con el factor tiempo, podemos ir acostumbrando poco a poco a las carpas para que coman en nuestro pesquil y acepten nuestros cebos. Todas las carpas no son iguales, algunas son muy confiadas pero otras no lo son. Cuando un grupo de carpas encuentra una zona cebada, algunas empezarán a alimentarse inmediatamente, mientras que la otra parte del grupo, recelará y se mantendrá a la expectativa. Tal vez estas últimas ni siquiera entren en la zona cebada y se queden en la periferia. Lejos del bullicio que montan las otras carpas en la zona cebada, puede que estas carpas tan cautas no recelen de un cebo puesto fuera de la zona de cebado. Si vamos cebando metódicamente desde algunas semanas antes a la fecha de la jornada de pesca, daremos tiempo a que las carpas que más desconfían puedan entrar al cebo. Esto ocurre porque la presencia de carpas comiendo estimula, con el tiempo, a que todo el grupo se “siente a la mesa”. En cambio, si efectuamos un cebado cuando llegamos preparados para pescar, podremos hacernos con las carpas confiadas que entren en seguida a nuestro pesquil, pero jamás nos picarán las carpas que desconfían, pues con el revuelo que se produce cuando hay una picada, se espantarán. Tampoco tendremos a nuestro favor el estimulo de que las carpas desconfiadas vean a sus compañeras comer con tranquilidad, porque ¡las estamos pescando! Otros factores negativos son las líneas tendidas, con las que pueden rozar las carpas y asustarse, y los ruidos que podamos hacer desde la orilla. De todas maneras, una cosa es el cebado ideal y otra muy distinta lo que podamos hacer realmente, porque no siempre tenemos ese tiempo necesario para preparar con antelación un puesto, o el embalse está situado a muchos Km. y no vamos a estar pegándonos palizas con el coche…. Así pues, en muchos casos no tendremos mejor opción que acercarnos al lugar dos o tres días antes y echar unos cubos de cebado.

¿CUANTO CEBAR?

Es una buena pregunta con una muy difícil respuesta. Aquí se puede aplicar el dicho de que “cada maestrillo tiene su librillo”. En el caso de que vayamos a cebar con mucha antelación, deberíamos utilizar mucha cantidad de cebado y extenderlo por la mayor superficie posible, para llegar al máximo de carpas del embalse. Cercana ya la fecha de la sesión de pesca iremos concentrando el cebado en nuestro pesquil. Como ejemplo particular, nosotros estamos realizando este trabajo en un pequeño embalse de unos 4 Hm. Como somos varios pescadores los que formamos el grupo de Webcarp, vamos turnándonos metódicamente para ir cebando todas las semanas. Cada vez que cebamos llevamos un mínimo de 10 Kg. de mezcla de granos, semillas y boilies. Nuestro interés concreto en este embalse es habituar a los peces a que coman en nuestro pesquil, para que prefieran estar buscando comida en nuestra zona antes de ir a por ella en otras zonas del embalse. Cuando podemos cebar solo una vez antes de ir a pescar (circunstancia bastante común), preferimos hacerlo con tres días de antelación. Por ejemplo, si la sesión de pesca cae en fin de semana, quedamos para cebar el miércoles. En este caso solemos echar unos 15 Kg. al agua. Ahora estamos hablando de cantidad por puesto de pesca, pues directamente vamos a concentrar el cebo en los pesquiles correspondientes. Cuando llega el día de la pesca, lo primero es montar la barca y a cebar. El primer cebado siempre es más grande: 5 Kg. por puesto. Después la cantidad empleada es menor, unos 3 Kg. aproximadamente. ¿En qué momento solemos cebar? Por la mañana, esperamos a que avance un poco el día, pues es posiblemente el mejor momento para que piquen y no vamos a estropearlo echando la barca al agua y armando jaleo. De 8:30 a 9:00 solemos salir. El otro momento del día que elegimos es sobre las 8 de la tarde. Si entre cebado y cebado las picadas son muy abundantes, podemos pensar en cebar un poco más. Si esto ocurre debemos pensar que hay muchas carpas en el sector y están acabando con nuestro cebado. En este caso solemos cebar con boilies, un puñadito después de cada picada es suficiente para reponer el cebado.

CARPAS Y CARPAS…

En un embalse la población de carpas puede tener hábitos diferentes. Hay carpas que van recorriendo el embalse, siguiendo día tras día la misma ruta. Tenemos carpas residentes en una zona concreta del embalse, desplazándose buscando comida pero sin salir de los límites de su sector. Por último, también nos podemos encontrar con carpas solitarias que permanecen siempre en una zona concreta de poca extensión. El cebado actúa de diferentes modos según el caso que se trate. Las carpas viajeras encuentran la comida servida en medio de su trayecto y se detienen a hacer un “piscolabis”, tras el cual seguirán su ruta. Las carpas de un sector pronto encontrarán el cebado y acudirán a nuestro pesquil. La carpa solitaria será más difícil de tentar sin un cebado localizado en su refugio, pero puede verse atraída por el alboroto que darán las otras carpas en el cebadero.

CARPAS Y EMBALSES

A la hora de pescar en un embalse deberemos tomar en cuenta varios factores. El tamaño del mismo y el número de carpas pequeñas. En embalses grandes deberemos cebar con varios días de antelación, si además hay muchas carpas pequeñas es conveniente cebar mas cantidad y sobre todo partículas grandes como el haba, boilies y con chufa que es mas difícil de digerir.

LOS CAMBIOS DE ESTACION

¡Cuidado con los cambios de estación! En invierno las carpas están menos activas y solo se alimentan pocas veces al día y durante un espacio de tiempo muy corto. El cebado será escaso y muy concentrado alrededor del anzuelo. En primavera y empezando el otoño las carpas se buscan comida afanosamente, será el momento de cebar en mayor cantidad. En verano actuaremos sobre la marcha: si las carpas están perezosas por el excesivo calor y la falta de oxígeno, el cebado será más reducido; si nos encontramos con que hay mucha actividad en la zona, cebaremos más copiosamente.

LA BOYA

En una sesión de pesca debemos cebar con método y precisión. Para ello es útil señalizar el pesquil con una boya. Cebaremos a unos 10 m. de ella, con el método que hayamos elegido. Así tendremos una referencia para los cebados posteriores y para lanzar las cañas exactamente a la zona cebada.

 

 

 

HERRAMIENTAS PARA CEBAR

La herramienta más útil para cebar con semillas y granos es la barca. Nos permitirá llagar a la zona marcada con la boya y extender el cebado con cierta precisión. También podemos utilizar un cohete o spot, cilindro que llenamos de cebo y lanzamos con una caña fuerte. Al golpear en el agua el cohete libera su contenido y ya podemos recogerlo. Si el pesquil no está muy lejos podemos utilizar el común tirachinas. Por último, para cebar con boilies nada más útil que un Cobra, tubo en el que deslizamos uno o varios boilies y los lanzamos con un movimiento rápido a gran distancia.

 

 

 

 

 

 

 

GRANOS O BOILIES

Como ya hemos dicho, nos referimos a pescar en unas aguas cuyos peces no conozcan nuestro cebo preferido: el boilie. Insistimos una vez más en que el boilie no es un cebo rápido. Es un buen cebo por condicionamiento, el pez lo va conociendo y valorándolo cada vez más. Si queremos un cebo que sea instantáneamente reconocido por el pez como comida y sea devorado rápidamente, los mejores son el maíz, la famosa patata o los cacahuetes. Por tanto, es obvio que en un embalse virgen obtendremos mejores resultados con cualquiera de estos últimos. Pero las cosas empezaran a cambiar conforme vayamos cebando, poco a poco los boilies irán introduciéndose en la dieta de la carpa. Cuanto más tiempo cebemos y ¡ojo!, no pesquemos, mejores serán los resultados. Hay que sembrar para después cosechar. Cuanto más tiempo se alimente la carpa de los boilies, sin sufrir el anzuelo, con más confianza aceptará este cebo.

 

BOILIES ADECUADOS

Ahora bien, ¿son igual de validos todos los boilies para introducirlos en aguas vírgenes? No. Está demostrado que uno de los estimulantes de apetito que mas influye en las carpas es el azúcar. Los boilies dulces nos darán resultados más rápidos. Además, ricos en hidratos de carbono y con poco contenido proteínico, son fácilmente asimilables por el sistema digestivo del pez. Otro de los componentes de los boilies que pueden ayudar a la rápida aceptación es el “birdfood”. Los boilies que lo incluyen en su composición resultan más porosos, con lo que una vez sumergidos en el agua, la difusión de los atrayentes será mayor. Además tenemos el efecto “crackante”: el pez notará las semillas cuando machaca el boilie con sus dientes faringeos. Es como cuando nosotros comemos cacahuetes y vamos machacándolos con los dientes para hacer los trocitos cada vez más pequeños. Yo prefiero hacerme mis propios boilies, y un método que sigo para los boilies de cebado es la sobredosis de semillas. Mis boilies llevan mucha comida de pájaros molida, el típico “birdfood” (como llaman los ingleses), y además añado una buena cantidad de alpiste para canarios. Sinceramente, resultan muy difíciles para rularlos en la tabla de boilies y muchas veces tengo que hacerlos a mano, pero creo que son una bomba atractiva para las carpas. Digamos que al llevar tanto alimento natural como son estas semillas, las carpas los aceptarán con más rapidez.

EL MÉTODO DE CEBADO

Seguimos. Ya sabemos que los cacahuetes, el maíz, el cañamón, etc. Van a ser más rápidos que los boilies en un embalse donde estos no han sido introducidos. ¿Cuál es el método que debemos emplear? Yo prefiero utilizar únicamente boilies en los cebados previos que haga en el embalse, tanto si llevo dos meses cebando como si solo he ido una vez entre semana antes de la sesión de pesca. Además, me inclino por bolies de gran diámetro. Me los hago con una tabla de 24 mm. porque no tengo ninguna de 35 mm. (no existe comercialmente, estoy estudiando como hacerme una). Las carpas pequeñas no pueden con boilies tan gruesos y además, como los dejo bastante tiempo al aire libre para que se endurezcan, aunque estas carpas se los coman no lo hacen con facilidad, ya que sus dientes faringeos aun no están del todo desarrollados. Con ello consigo que queden boilies en el cebadero para cuando pasen por allí las carpas más grandes. Vale, ya se que estáis pensando que me voy de varas, que el articulo trata de pescar carpas en un embalse virgen, sea cual sea el tamaño de los peces, pero no puedo evitar pensar solo en las carpas grandes… será deformación profesional… Daniel, en cambio, para preparar la zona con antelación prefiere mezclar los boilies con el maíz, y ceba con mayor volumen de este último. Su teoría se basa en atraer todo tipo de carpas a un cebadero bastante cargado de kilos de granos. Fácilmente puede llegar a un embalse con dos cubos de 15 Kg. cada uno de maíz bien fermentado y 5 Kg. de boilies. Evidentemente estas cantidades son las más o menos adecuadas para un embalse con pesca abundante. El mismo día que empezamos a pescar yo si que cebo con mezcla de bolies y granos. ¿Por qué? Porque ahora tengo prisa, quiero que las carpas empiecen a picar. Cuando cebo sin pescar me da igual que un boilie se lo coman ese día o el día siguiente. Pero cuando quiero pescar, quiero atraer las carpas (que gracias a los cebados previos no estarán muy lejos) lo más rápidamente posible. El maíz es consumido por las carpas pequeñas y las grandes seguro que oyen el festín y se acercan a ver lo que cae. Tanto Daniel como yo coincidimos en el método empleado para cebar el primer día de pesca, incluso utilizamos también pienso de piscifactoría, de aroma muy intenso, para aumentar la atracción del pesquil. Conforme pasan los días reducimos la cantidad de granos en beneficio de los boilies. De todas maneras, os volvemos a repetir lo que ya hemos dicho varias veces: el cebado es un tema muy subjetivo y sujeto a debate. También hay pescadores que mantienen la opinión de que un cebado mixto de maíz y boilies hace que las carpas se centren en los granos y no se fijen en los boilies. Lo que si que hay que evitar es echar demasiadas semillas pequeñas como el cañamón, por ejemplo, porque las carpas se ciegan con él y se vuelven locas buscándolo. Ignorarán cualquier otro tipo de alimento.

¿Y EL ENGODO?

¿Pensabas que nos habíamos olvidado, eh? Lo hemos dejado para el final, pero no por eso lo consideramos menos interesante. El engodo utilizado habitualmente en la pesca al coup o a la inglesa es un método fenomenal para atraer las carpas a nuestro pesquil. Podemos utilizarlo de varias maneras, bien haciendo bolas del tamaño de una naranja que dispersaremos por toda la zona, o bien colocándolo en un plomo feeder. Evidentemente, no es un elemento que utilizaríamos para cebados previos a la sesión de pesca, sino que su uso es más adecuado a cuando iniciamos ésta. Un pesquil con granos de maíz dispersos por todas partes, algo de pienso de piscifactoría y unas cuantas bolas de engodo, llamará a gritos a todas las carpas de la vecindad!!! Usar el engodo en un plomo feeder es muy apropiado para cuando queremos concentrar el cebado en torno al anzuelo. Tanto Fox, como Sert y otras marcas conocidas del sector disponen en su catálogo de plomos de estas características. Los de Fox tienen tres aspas de plástico que permiten la sujeción del engodo, para que soporte el lance. Sert tiene varios modelos, desde uno con una malla metálica dentro de la cual podemos meter el engodo, hasta uno con forma de muelle que cumple la misma función. Una vez en el fondo el engodo se irá disgregando y conforme la zona sea visitada por los peces, el movimiento del agua lo levantará, creando una nube atractiva alrededor del boilie de nuestro anzuelo.

LOS PELLETS

Este tipo de cebado creemos acabará imponiéndose y tendrá su rincón entre los métodos favoritos de los pescadores de grandes carpas. Los pellets son unos cilindros, parecidos al pienso de piscifactoría, que tiene una mayor solubilidad en el agua que éste. Podemos encontrar pellets que se deshacen en 30 minutos y otros que tardan 2 horas. Este cebado también lo aconsejamos para la jornada de pesca y no tanto para los cebados anteriores. Cuando salieron al mercado, solo los ofrecían en su catálogo ciertas marcas y los precios resultaban abusivos. Cebar con pellets era interesante pero nuestro bolsillo nos ponía muchas limitaciones. En la actualidad hay más marcas que nos lo proponen a precios más asequibles, sin perder calidad. Nosotros hemos encontrado posiblemente la mejor relación calidad/precio en los pellets de la marca Carp Max, empresa italiana que se está introduciendo ahora en nuestro país con precios muy competitivos. También nos gustan mucho los pellets que comercializa Eurobaits, que a su prestigio añade unos precios razonables.

 

 

 

 

 

 

 

 

EL METODO DE PESCA

En un embalse virgen, por tanto nuevo para nosotros (si no, ya no seria virgen…) aun no sabemos en que sector concreto de nuestra pesquera entrarán mejor las carpas. Podemos haber sondeado el fondo y tener unas previsiones de cuales pueden ser los mejores puestos, pero hace falta pescar en ellos para contrastar los resultados. En este sentido, es mejor hacer un cebado muy amplio, llegando a cubrir bastantes metros cuadrados. Iremos lanzando las cañas metódicamente: ahora en este sitio, después al lado de aquel árbol, más tarde en aquella punta, etc. Al cabo de dos días de pesca habremos tenido cebos colocados en toda la zona. Si las condiciones climáticas no han cambiado, podemos sacar conclusiones de que sector es más productivo. Cuando estamos estudiando de esta manera las posibilidades de un embalse, miramos con envidia a nuestros colegas franceses, que pueden pescar en algunos embalses hasta con cuatro cañas. Cada vez nos desesperamos mas con nuestra maravillosa Ley de Pesca que hace felices a tantos pescadores!!!

LEGISLACIÓN ( Pedro Omarrementeria )

En la pesca de la carpa, el cebado de las aguas es un capitulo muy importante en dos aspectos: Por una parte generar una zona querenciosa para los peces, a base de cebos alternativos y por la otra, darles a conocer los boilies y que se acostumbren a ellos. No obstante, el cebado es todo un arte, no una ciencia exacta sometida a muchas variables diversas y que se trata a fondo en otros capítulos del libro. Veamos ahora que nos dicen las leyes sobre el cebado de las aguas. El cebado en las aguas continentales es una materia competente de las correspondientes comunidades autónomas, que legislan y regulan esta actividad mediante la publicación anual o fija de las respectivas órdenes de veda o decretos similares que elaboran las consejerías u organismos autonómicos responsables de medio ambiente o pesca fluvial en cada comunidad. La legislación al respecto, es similar para toda España, incluso la insular, con una sola excepción: Castilla León. Con esta sola excepción, se autoriza el cebado en aguas no trucheras (las aguas trucheras se indican expresamente en las ordenes de vedas), autorizándose asimismo la pesca con asticot. En cuanto a Castilla León, esta comunidad no autoriza ni el uso de asticot ni el cebado de las aguas en ninguna masa de agua. Esta prohibición es debida a un excesivo proteccionismo cautelar de los salmónidos. Estas órdenes de vedas también regulan los horarios de pesca, prohibiéndola desde una hora después de la puesta del sol, hasta una hora antes del amanecer, según el Almanaque. Aquí cabe señalar que extraordinariamente se autorizan otros horarios más amplios por parte de los organismos provinciales competentes, cuando se les eleva una petición razonada y debidamente justificada. Como por ejemplo la junta de Extremadura que ya ha autorizado varios concursos especiales de 72 horas interrumpidas y que debe de servir como ejemplo para solicitar y obtener autorizaciones similares en otras comunidades. Asimismo Extremadura es la única comunidad que permite la pesca con tres cañas. La otra autorización especial es la que otorga durante todo el año las provincias de Cataluña y Aragón donde esta permitida la pesca del siluro en río Ebro hasta las 24h. Es muy lamentable la protección legal de la carpa y otras especies, por tratarse de una especie catalogada como alóctona, aunque habita nuestras aguas desde la época de los romanos. Es lamentable que la legislación actual este basada en una ley de 1942, regulada por un decreto de 1943 cuando el concepto de pesca sin muerte en aquella España de posguerra pudiera sonar a ciencia ficción. El respeto a la normativa vigente debe de ser un punto fuerte en el comportamiento del pescador deportivo. Esto no debe de significar que debamos ser conformistas, así que aprovechemos nuestro derecho a expresarnos y a hacer todas las gestiones legales para que estas leyes cambien y evolucionen como el resto de la sociedad. Desde Webcarp promovemos a modernización de dichas leyes adaptándolas a la pesca moderna y deportiva de la carpa, no obstante todos debemos aportar nuestro granito de arena, es decir debemos promulgar nuestra filosofía de captura y suelta así como la protección de la naturaleza. Solo así haremos comprender a las autoridades la necesidad de adaptar las leyes a pescadores respetuosos que no hacen ningún mal y que su único deseo es pescar.

 

 

 

Podrás encontrar más información en el Federpesca Nº64 de Febrero 2002

 

 

 

 

 

 

 

 

Podrás encontrar más información en el Federpesca Nº75 de enero 2003

 

 

 

 

 

 

Podrás encontrar más información en el Federpesca Nº76 de Febrero 2003